Ofrecían también la venta a domicilio del estupefaciente

La Policía Nacional detiene a 29 miembros de una organización dedicada a la distribución de shabú en Madrid.El ‘shabú‘ es una metanfetamina cristalina consumida casi exclusivamente por ciudadanos filipinos y muy extendida en el sudeste asiático y en EE.UU., que en muy pocas ocasiones se había detectado en España. Se trata de un potente estimulante con un alto potencial de adicción que hace que estés despierto días

Compraban la metanfetamina periódicamente a ciudadanos africanos y dominicanos, quienes la traían desde Barcelona o Zamora principalmente

Durante la investigación se llevó a cabo la detención de tres correos, dos de ellos enviados a Ibiza y Palma de Mallorca con intención de ampliar el mercado a estas zonas

Las ventas se realizaban en pequeñas dosis a las que los traficantes se referían con el nombre de “cerdo” o “bultos” y cuyo precio oscilaba entre 20 y 200 euros

26-enero-2015.- Agentes de la Policía Nacional han detenido a 29 miembros de una organización dedicada a la distribución de shabú en Madrid. Se ha llevado a cabo el registro de 4 domicilios, en Madrid y Fuenlabrada, utilizados como puntos de venta y lugar de consumo. La metanfetamina se obtenía periódicamente a través de terceros y su distribución se realizaba incluso a domicilio, variando con ello su precio. Durante la investigación se llevó a cabo la detención de tres correos (personas encargadas de transportar el estupefaciente), dos de ellos enviados a Ibiza y Palma de Mallorca con intención de ampliar el mercado.

La operación se inició cuando el pasado mes de junio los investigadores tuvieron conocimiento de la existencia de una organización que podía estar vendiendo shabú en la zona del distrito de Tetuán (Madrid). Una vez iniciadas las pesquisas los agentes identificaron a los distribuidores de la sustancia estupefaciente, entre ellos al principal responsable de la trama.

Un sello para distinguir la calidad de la droga.

Esta droga es un potente estimulante incluido por la Convención Internacional de Psicotrópicos en la lista II por su alto potencial de adicción.

Según los expertos, provoca alucinaciones y psicosis más potentes que los de la heroína o el LSD, y la Policía filipina atribuye a la conducta agresiva derivada de su consumo muchos de los asesinatos y otros crímenes violentos que cada día se cometen en el país.

La organización se dividía en grupos de distribución que se encargaban de contactar con los proveedores de la metanfetamina para posteriormente ponerla en circulación a través de su red de intermediarios, teniendo cada uno de dichos grupos un sello que especificaba la calidad de la sustancia.

La organización contaba con seis inmuebles estratégicamente ubicados en varios distritos de Madrid que no sólo eran utilizados como puntos de venta, sino que además se empleaban para manipular la sustancia estupefaciente, y también eran utilizados para su consumo. Su modus operandi era común para todos, una vez que recibían una llamada telefónica de cualquier comprador, si no disponían de la droga la conseguían a través de terceros, ajustando el precio según el cliente del que se tratase. Incluso, en determinadas ocasiones, las ventas se hacían a domicilio, lo que repercutía en el coste. Las ventas se realizaban en pequeñas dosis a las que los traficantes se referían con el nombre de “cerdo” o “bultos” y cuyo precio oscilaba entre 20 y 200 euros

Correos para ampliar el mercado a Ibiza y Palma de Mallorca

Durante las primeras investigaciones, se llevó a cabo la detención tres personas que servían de correos para la organización. Dos de ellos habían sido enviados a Ibiza y Palma de Mallorca, donde fueron arrestados, para abrir el mercado de shabú en esas zonas. El tercero fue detenido en la estación madrileña de Atocha con varios paquetes de pañuelos de papel y bolsas de comida en los que ocultaba la droga.

Avanzadas las investigaciones, los agentes lograron determinar la vía de entrada que se estaba utilizando para comercializar la droga en Madrid. Periódicamente, y en algunas ocasiones incluso a diario, era comprada a ciudadanos africanos y dominicanos residentes en Fuenlabrada (Madrid), quienes a su vez la traían desde Barcelona o Zamora principalmente.

Finalmente, los investigadores procedieron a la desarticulación de esta red con la detención de los 26 miembros implicados en los hechos, 24 de ellos de nacionalidad filipina, un guineano y un español. Además se han registrado cuatro domicilios, dos en Madrid y dos en Fuenlabrada (Madrid), durante los cuales los ahora arrestados trataron de deshacerse de la sustancia estupefaciente arrojándola por las ventanas e inodoro, así como los móviles y útiles de uso. En total se han intervenido 427 gramos de shabú, 52 terminales telefónicos y 48 tarjetas de telefonía, dos pistolas, diez cartuchos de distintos calibres y diversos útiles para la manipulación y consumo de la sustancia estupefaciente.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo III de Organizaciones Criminales Transnacionales y del Grupo II de Crimen Organizado de la UDYCO Central, con la colaboración de la Comisaría de Distrito Centro de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

A largo plazo en dependientes crónicos, sus efectos son todavía más perniciosos, pues la droga erosiona los vasos sanguíneos que llegan al cerebro, generando síntomas parecidos a los del Parkinson, alertan las autoridades sanitarias.

Provoca enfermedades incurables

Una de las enfermedades asociadas más conocida es la temida “meth mouth” o “meta-boca”, gracias a la que es fácil reconocer a los adictos porque sus dientes toman un color grisáceo y se deterioran a un ritmo tan rápido que se caen a los pocos meses. Se deja reposar bajo la lengua para que mezcle con el riego sanguíneo y dé el esperado “subidón”.

Se distribuye en pequeños cristales que se fuman vaporizados y sin emitir olor alguno en las mismas pipas que se utilizan para la heroína pero en dosis mucho menores, de apenas 0,1 gramos frente al gramo habitual para los opiáceos.

El efecto: aumenta la energía

Una bolsita de esa cantidad, con una calidad del 80 por ciento, vale actualmente en el mercado local menos de diez euros, pese a que el precio ha subido de forma exponencial por la cada vez mayor demanda.

Esa cantidad de shabú es suficiente para que el usuario experimente durante hasta doce horas un drástico aumento de la energía corporal y sensación de euforia y nerviosismo.

No obstante, a la vez produce contracción espasmódica de los músculos, sudoración, alucinaciones y, en cuanto empieza a remitir la euforia, brotes de psicosis y violencia, entre otros efectos.

Fabricación fácil y barata

La fabricación de la droga es poco costosa y sencilla, ya que su principal componente activo, la efedrina, se halla en muchos medicamentos para combatir el resfriado legales en todo el mundo pero prohibidos en Filipinas.

De cien kilos del fármaco se pueden extraer hasta 70 kilos de droga, señalan fuentes de la lucha antidroga. Si una micra de coca se vende entre 5 y 6 euros, por la micra de “shabú” se pagan entre 50 y 150 euros, dependiendo de la cantidad que se pueda ofrecer.

Por lo general, el shabú es elaborado en laboratorios móviles operados por capos itinerantes de las mafias chinas que casi siempre son desmantelados a tiempo antes de ser descubiertos por la Policía.

El tráfico de esta sustancia es ahora una industria que mueve cientos de miles de euros al día, según datos de Naciones Unidas.

El poder de las bandas de narcotraficantes es tal, que se está convirtiendo en un peligro para la seguridad del Estado filipino por su creciente influencia sobre políticos y jueces en una de las naciones consideradas de las más corruptas del mundo.

Nazis usaban metanfetaminas para aumentar su resistencia

Anuncios

Un comentario en “Agentes de la Policía Nacional han detenido a 29 miembros de una organización dedicada a la distribución de shabú en Madrid

  1. A largo plazo en dependientes crónicos, sus efectos son todavía más perniciosos, pues la droga erosiona los vasos sanguíneos que llegan al cerebro, generando síntomas parecidos a los del Parkinson, alertan las autoridades sanitarias.
    Provoca enfermedades incurables

    Una de las enfermedades asociadas más conocida es la temida “meth mouth” o “meta-boca”, gracias a la que es fácil reconocer a los adictos porque sus dientes toman un color grisáceo y se deterioran a un ritmo tan rápido que se caen a los pocos meses. Se deja reposar bajo la lengua para que mezcle con el riego sanguíneo y dé el esperado “subidón”.

    Se distribuye en pequeños cristales que se fuman vaporizados y sin emitir olor alguno en las mismas pipas que se utilizan para la heroína pero en dosis mucho menores, de apenas 0,1 gramos frente al gramo habitual para los opiáceos.
    El efecto: aumenta la energía

    Una bolsita de esa cantidad, con una calidad del 80 por ciento, vale actualmente en el mercado local menos de diez euros, pese a que el precio ha subido de forma exponencial por la cada vez mayor demanda.

    Esa cantidad de shabú es suficiente para que el usuario experimente durante hasta doce horas un drástico aumento de la energía corporal y sensación de euforia y nerviosismo.

    No obstante, a la vez produce contracción espasmódica de los músculos, sudoración, alucinaciones y, en cuanto empieza a remitir la euforia, brotes de psicosis y violencia, entre otros efectos.
    Fabricación fácil y barata

    La fabricación de la droga es poco costosa y sencilla, ya que su principal componente activo, la efedrina, se halla en muchos medicamentos para combatir el resfriado legales en todo el mundo pero prohibidos en Filipinas.

    De cien kilos del fármaco se pueden extraer hasta 70 kilos de droga, señalan fuentes de la lucha antidroga. Si una micra de coca se vende entre 5 y 6 euros, por la micra de “shabú” se pagan entre 50 y 150 euros, dependiendo de la cantidad que se pueda ofrecer.

    Por lo general, el shabú es elaborado en laboratorios móviles operados por capos itinerantes de las mafias chinas que casi siempre son desmantelados a tiempo antes de ser descubiertos por la Policía.

    El tráfico de esta sustancia es ahora una industria que mueve cientos de miles de euros al día, según datos de Naciones Unidas.

    El poder de las bandas de narcotraficantes es tal, que se está convirtiendo en un peligro para la seguridad del Estado filipino por su creciente influencia sobre políticos y jueces en una de las naciones consideradas de las más corruptas del mundo.
    Nazis usaban metanfetaminas para aumentar su resistencia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s