Sigue el tablero Guardia Civil de Siseguridad Segurpricat en Pinterest.//assets.pinterest.com/js/pinit.js

Procesos de radicalización yihadista en España: Análisis sociopolítico en tres niveles Políticas de prevención de la radicalización violenta en Europa: elementos de interés para España Estructura organizativa del terrorismo de inspiración yihadista en Europa: retos para los servicios de inteligencia

Interrogantes sobre la aplicación práctica de la regulación antiterrorista en materia de activismo yihadista en internet

A continuación se recogen las respuestas ofrecidas por la abogada María Ponte a un cuestionario sobre la aplicación del nuevo Código de Derecho Penal a ciertas conductas relacionadas con la actividad yihadista en internet. María Ponte es Socia Directora de Fuster-Fabra y Ponte Abogados en Madrid

Si un individuo crea una página web con contenido netamente yihadista ¿podrá ser juzgado como enaltecedor del terrorismo o se encontrará amparado por la libertad de expresión?

¿Tiene alguna tipificación penal promover a través de internet una interpretación de la Sharia que niegue las instituciones del Estado (policía, etc)? ¿Podría considerarse subversión del orden constitucional crear un Consejo para la Sharia que, según dicha interpretación, persiga una “purificación islámica”?

Hay que delimitar que es lo que entendemos por “Contenido yihadista”: .- La mera exposición o apoyo a sistemas políticos diferentes del nuestro (independientemente de la forma de gobierno que se proponga) no suponen una apología del terrorismo, ni siquiera “subvertir el orden constitucional”.

Así lo establecen innumerables sentencias de la Audiencia Nacional. No se castiga la divergencia ideológica; se castiga la justificación PUBLICA de medios violentos, mediante la comisión de delitos de terrorismo, para conseguir ese fin, ese cambio de gobierno.

Por tanto, desde este punto de vista la reforma no va a suponer una ampliación del tipo del art. 578, dado que, conforme predica la jurisprudencia, y en aplicación de los artículos 16 y 20 de la CE, debe interpretarse restrictivamente. Es decir, este tipo de conductas NO suponen un enaltecimiento o justificación de actos terroristas o de personas terroristas.

Cabe hacer dos precisiones al respecto:

a) Si entendemos por “contenido yihadista” la distribución y difusión pública por cualquier medio de mensajes o consignas dirigidas a PROVOCAR, ALENTAR O FAVORECER la comisión de atentados, o que generen o aumenten el riesgo de cometerlos, entonces SÍ podremos aplicar el art. 579. No obstante, el referido artículo en su dicción literal está exigiendo el favorecimiento de la comisión de un delito, no castigando la propagación de otro sistema político diferente, respete o no las libertades individuales.

b) Si entendemos el concepto de “difundir “contenidos yihadistas” como captación o adoctrinamiento, podría considerarse esta difusión de contenidos yihadistas como un delito de colaboración previsto en el art. 576, en su nueva redacción. Pero se exigiría que esta difusión de idearios yihadistas esté dirigida a la incorporación de otros a esa organización, o a la perpetración de delitos.

c) Como conclusión podemos establecer que:

– No se castiga la difusión de un ideario político diferente al nuestro.

– Se castiga la justificación o enaltecimiento de PERSONAS TERRORISTAS o ACTOS TERRORISTAS, en el art. 578. En otras palabras, la apología implica representar como modelo de conducta comportamientos delictivos.

– Se castiga, asimismo, cualquier mensaje destinado a provocar, alentar o favorecer la comisión de atentados (independientemente de que el emisor o el receptor esté integrado o no en organización terrorista) en el art. 579.

– Se castiga también el adoctrinamiento, captación, adiestramiento y formación, en tanto en cuanto ese mensaje difundido tenga como finalidad que el receptor del mismo se integre en una organización o perpetre cualquier delito de terrorismo, como forma de colaboración, en el art. 576.

Si una persona participa activamente en un foro yihadista, emite amenazas, postea fotografías de posibles objetivos (sacadas de Google, de fácil acceso para quien las buscase) ¿qué tipo infringe, si es que infringe alguno? ¿Habría que demostrar que ese foro es eficaz para la comisión de atentados? Si el foro es de un nivel contrastado internacionalmente, ¿ese forero, muy activo, pertenece a una organización o grupo terrorista, toda vez que el foro tiene como finalidad la difusión del mensaje terrorista y la captación?

Como hemos explicado antes, hay que ser cuidadoso con el término “yihadista”. La participación activa en foros cuyos contenidos políticos propugnen una forma de gobierno diferente a la democracia no es constitutiva de delito, sino ejercicio de la libertad de expresión y de opinión, amén de la libertad ideológica.

Pero en cuanto ese término “yihadista” lo asociemos a la difusión de mensajes que impliquen la perpetración de actos terroristas, esto es, que se difunda la idea de utilizar medios violentos o la comisión de delitos para conseguir instaurar este sistema político “diferente” entonces sí deberá aplicarse el Código Penal.

En cuanto a la emisión de amenazas o fotografiar posibles objetivos:

a) Información de personas. El art. 576 sanciona expresamente estas conductas, cuando castiga como delito de colaboración “la información o vigilancia de personas” que “ponga en peligro la vida, la integridad física, la libertad o el patrimonio de las mismas”. Conforme a dicho artículo, pues, la información de personas susceptibles de ser atacadas es un delito de colaboración.

b) Amenazas. En cuanto al concreto delito de amenazas, el mismo está tipificado expresamente, en relación a los delitos de terrorismo, en el art. 572,1,3: los que, perteneciendo, actuando al servicio o colaborando con organización o grupo terrorista, “detuvieren ilegalmente, amenazaren o coaccionaran a una persona” serán reos del delito de amenazas terroristas, además del de integración en organización o grupo terrorista. Pero para aplicar este artículo se necesita la integración de esa persona en organización o grupo terrorista.

El art. 577 (terrorismo de “baja intensidad”) sin embargo no precisa de la integración de este sujeto en organización o grupo alguno. Es más, se castiga la comisión del delito de amenazas cuando las mismas provengan de una persona que NO ESTÉ INTEGRADA en organización o grupo terrorista, pero profiere las amenazas con determinada intencionalidad (subvertir el orden constitucional, alterar gravemente la paz pública o contribuir a estos fines atemorizando a los habitantes de una población o a los miembros de un colectivo social, político o profesional).

El art. 579, por otro lado, recoge lo que se podría denominar “cajón de sastre”. Conforme a él, y como acto preparatorio, se sanciona la difusión de mensajes que animen de alguna forma a la perpetración de delitos de terrorismo. Es un delito residual: se aplicará cuando no puedan aplicarse otros preceptos de los previstos en los art. 571 a 579 del CP. Por tanto: es de aplicación subsidiaria al resto de preceptos y tan sólo exige que “genere” o “incremente” el riesgo de la comisión de atentados, no la comisión eficaz de los mismos. En otras palabras: no hay que demostrar la “eficacia” del foro, sino el riesgo que la difusión de su mensaje está provocando.

Si una persona le facilita dinero para sufragar sus gastos de mantenimiento de la web ¿está financiando el terrorismo?

Otra vez volvemos al punto de partida: la catalogación de esa web como “terrorista”. Si en esta web se está únicamente difundiendo un mensaje político de cambio de gobierno, sea cual sea esa forma política, no se la puede catalogar de “terrorista”. El mensaje, o los mensajes, deberán constituir delitos de terrorismo, en la medida que animen a los receptores a la comisión de delitos para cambiar la forma de gobierno. Por tanto, a) o bien se está adoctrinando o captando a terroristas (a futuro), b) o bien se está enalteciendo la comisión de atentados o a los terroristas que haya cometido esos atentados ( a pretérito); c) o bien se està cometiendo un delito de colaboración al proporcionar información, señalar posibles objetivos, emitir amenazas, etc; d), se está cometiendo un delito del art. 577 con la emisión de amenazas o coacciones sin estar integrado en ningún grupo.

Una vez delimitado el carácter de la página, y conceptuada como “terrorista”, si se contribuye financieramente a su mantenimiento SÍ será constitutivo de un delito de financiación del terrorismo el sufragar sus gastos, dado que en esa página se están cometiendo delitos de terrrorismo.

La creación del art. 576 bis en la reforma de 2010 supone una ampliación de lo ya previsto en la anterior regulación. El articulo 576 sanciona la colaboración económica con organización o grupo terrorista. EL nuevo artículo 576 bis abarca conductas más amplias: la provisión o recolección de fondos. La finalidad: dichos fondos han de ser destinados para cometer delitos de terrorismo o para hacerlos llegar a organización o grupo terrorista.

De tal forma que no sólo se castiga la colaboración económica con una organización o grupo, sino que se amplía a la colaboración con ACTOS de terrorismo. Esto es: no sería necesario que la página web (calificada de terrorista por la comisión de los delitos que hemos visto antes), esté vinculada con organización alguna (aunque de hecho siempre estará vinculada, al menos ideológicamente, con un ideario terrorista); se está financiando la comisión de delitos de terrorismo a través de la financiación de dicha página.

En otras palabras: la tipificación penal como financiación terrorista de la financiación de una página web pasará necesariamente por que en dicha página se cometan delitos de terrorismo. Y estos delitos son, precisamente, la difusión de mensajes que induzcan a la comisión de delitos de terrorismo, o generen riesgo de comisión, o adoctrinen o intenten captar a futuros terroristas, o enaltezcan y justifiquen conductas delictuales terroristas.

No es preciso que esos fondos se hayan empleado en la comisión de un delito de los calificados como “de terrorismo”, ni tampoco que efectivamente se haya cometido el concreto delito. Simplemente allegar fondos a una organización o grupo terrorista ya cumple las previsiones. Si se produjera efectivamente el acto terrorista, se castigará al “financiador” como coautor o cómplice.

Si el foro es de un nivel contrastado internacionalmente, ¿ese forero, muy activo, pertenece a una organización o grupo terrorista, toda vez que el foro tiene como finalidad la difusión del mensaje terrorista y la captación?

Es necesario en este punto recordar las definiciones legales de organización y grupo terrorista:

a).- Organización o grupo terrorista.

Será organización criminal “la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones, con el fin de cometer delitos”.

Será grupo criminal “la unión de más de dos personas que, sin reunir alguna o algunas de las características de la organización criminal, tenga por finalidad la perpetración concertada de delitos o la comisión concertada y reiterada de faltas”. Se delimita, pues, entre grupo y organización atendiendo a la más o menos estabilidad o estructuración del mismo.

La organización o grupo será “terrorista” por su finalidad. Se constituye la organización o el grupo con el fin o el objeto de “subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública”. Pero además se exige que dicho fin se pretenda realizar mediante la perpetración de cualquiera de los delitos que a continuación se regulan en el Código Penal. Como hemos dicho antes, mediante la comisión de actos violentos, en general.

b).- Actos de terrorismo

Cualquier acto de participación “activa” en una organización o grupo terrorista se considerará como integración. Y por otro lado, cualquier grupo humano, de cualquier estructura, e incluso sin estructura, será considerado grupo terrorista atendiendo a los fines u objeto desarrollado por tal unión de personas.

Se considerara, pues, que dicha página web y sus integrantes forman parte de una organización o grupo terrorista siempre y cuando se hayan unido para la perpetración concertada de delitos, aun cuando esos delitos sean meramente los ya referenciados anteriormente. Es indiferente que se vinculen a una organización más amplia, más conocida, o más estructurada. Ellos mismos pueden configurarse como organización (si tienen una cierta estabilidad y reúnen los requisitos de “organización”) o como grupo (con los mismos fines, pero sin estructura definida o sin participar de alguno de los elementos que el concepto de organización requiere). Cualquier forero que participe de sus fines podrá ser considerado integrante de esa organización o grupo terrorista, dado que los integrantes de esa página web serán integrantes (o promotores) de una organización o grupo terrorista independiente.

¿Para que pueda ser considerado captación ha de ser un mensaje directo vía mail o mensaje privado hacia una persona?

Si el forero emite una amenaza explícita, pero es evidente que él no es el líder de Al Qaida, aunque sí es un llamamiento a cometer atentados en nuestro territorio, ¿se puede interpretar que está provocando a la comisión de delitos de terrorismo?

La captación es una forma de colaboración con organización terrorista. La difusión de mensajes que provoquen, alienten o favorezcan la comisión de delitos de terrorismo es un acto preparatorio que se regula en el ar. 579, al lado de la proposición, provocación y conspiración.

La distribución o difusión prevista en el art. 579 prevé como elemento del tipo que ésta sea PUBLICA.

Pero la captación de terroristas, conforme describe la Decisión Marco del Consejo de Europa de 2008 no precisa este requisito de publicidad. Conforme a ella, será captación la petición a otra persona de que cometa cualesquiera de los delitos de terrorismo.

Desde mi humilde opinión, la pretensión de que una persona cometa un delito de terrorismo (lo que la decisión marco llama “captación”) se puede castigar como proposición o provocación para delinquir, o como acto de colaboración previsto en el art. 576 CP, independientemente de que sea privada o pública dicha comunicación, o directa o indirecta. Estos últimos elementos constituirán un problema de acreditación del hecho, no de tipificación legal.

Por el contrario, la provocación o proposición pública de la comisión de delitos de terrorismo, si no está encuadrada en otro delito, se podrá castigar a través del art. 579 siempre que tenga carácter PUBLICO.

El llamamiento general a cometer delitos de terrorismo en nuestro territorio considero que, sin duda, estaría encuadrado en el art. 579.

¿Es delito traducir una amenaza a otros idiomas o distribuirla por en otros foros yihadistas, no como medio de dar una noticia, sino con la evidente intención de facilitar el mensaje a destinatarios potencialmente yihadistas?

En este concreto caso, no estamos ante un problema de interpretación jurídica, sino de acreditación de hechos. En tanto en cuanto se pueda acreditar, mediante indicios exteriores, periféricos y objetivos, que la intención es la efectividad práctica de ese mensaje, estaríamos claramente ante las conductas tipificadas en el art. 579 del Código Penal, sin perjuicio de poder encuadrar esta conducta en el art. 576, colaboración con organización o grupo terrorista.


Si alguien publica en la web un manual o instrucciones para fabricar artefactos, ¿puede ser considerado adiestramiento?

La Decisión Marco de 2008 conceptúa el adiestramiento de terroristas como aquella conducta destinada a impartir instrucciones sobre la fabricación o uso de explosivos, armas de fuego u otras armas o sustancias nocivas o peligrosas, o sobre otros métodos o técnicas específicos, “con el fin de cometer cualesquiera de los delitos enumerados en el art. 1, a sabiendas de que las enseñanzas impartidas se utilizarán para dichos fines”.

Por tanto, el colgar en Internet un manual de fabricación de explosivos no será constitutivo de un delito de adiestramiento si no se acredita la finalidad de esa difusión: la comisión de delitos de terrorismo. Habrá de valorarse, a estos efectos, donde, cuando, y de que forma está colgado ese manual a fin de comprobar su intencionalidad. En líneas generales no puede predicarse la bondad de tal difusión (tales manuales, obviamente, están destinados a la comisión de actos violentos), pero habrá de acreditarse, mediante indicios externos, o periféricos, dicha intencionalidad.

¿Cuál es la diferencia entre enaltecimiento, adoctrinamiento y captación?

Aunque entiendo que ya está contestado este supuesto a lo largo de la presente exposición, a modo de resumen, y sin ser exhaustivos en las definiciones, podemos concluir lo siguiente:

a) Enaltecimiento: Representar una conducta delictual o a un delincuente como modelo de conducta. Se ensalzan los delitos cometidos y las personas que los han cometido.

b) Adoctrinamiento: La preparación de una persona, a nivel doctrinal e intelectual, mediante la enseñanza de las ideas que justifican la utilización de medios violentos para modificar un sistema de gobierno, dentro de una particular concepción de dicha ideología. El adiestramiento implicaría, más bien, la preparación de esa persona para pasar a una fase operativa dentro del proceso de radicalización.

c) Captación: La proposición, firme y concreta, a una persona, de integrarse en una organización o grupo terrorista. Sin embargo, de la dicción de la Decisión Marco podríamos también entender que será captación la proposición para cometer delitos de terrorismo.

ANEXO con conceptos básicos

Para finalizar, la abogada María Ponte expone una serie de conceptos que ayudan a clarificar los interrogantes planteados a lo largo del cuestionario:

1).- QUÉ ES LA APOLOGÍA DEL DELITO, JUSTIFICACIÓN O ENALTECIMIENTO.

La apología de delitos es una conducta expresamente castigada en el Código Penal, tanto para los delitos “comunes” como para los delitos específicos de terrorismo.

El art. 18 del Código Penal establece que será considerada apología la “la exposición, ante una concurrencia de personas, o por cualquier medio de difusión, de ideas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor”.

El delito de enaltecimiento del terrorismo, precepto especial, viene contemplado en el art. 578 CP. En él se castiga el ensalzamiento o la justificación de DELITOS o de DELICUENTES. Esto es: actos o personas que hayan cometido esos delitos, de terrorismo.

No se prohíben manifestaciones ideológicas, dado que el artículo 20 CE protege precisamente la libertad ideológica. Se castiga la aprobación de comportamientos delictivos.

2).- ELEMENTO TELEOLÓGICO Y ESTRUCTURAL: FINALIDAD DE SUBVERTIR EL ORDEN CONSTITUCIONAL Y VINCULACIÓN, COLABORACIÓN O INTEGRACIÓN CON ORGANIZACIÓN O GRUPO TERRORISTA.

Usualmente la doctrina y jurisprudencia establecían como elementos de los delitos de terrorismo dos: el estructural y el teleológico. Es decir, una persona cometerá un delito de terrorismo si a) pertenece o colabora con una estructura terrorista y b) esa estructura se puede definir como terrorista precisamente por sus fines: subvertir el orden constitucional, alterar gravemente la paz pública. Pero esta afirmación no es del todo correcta, o al menos, no engloba todos los supuestos regulados en el Código Penal.

En la reforma se ha precisado el concepto de organización criminal y grupo criminal, y, por ende, los conceptos de organización y grupo terrorista, identificando a las organizaciones terroristas en función de una estructura más o menos estable, con reparto de funciones, de más de dos personas, y con los fines de subvertir el orden constitucional o alterar la paz pública. Y se exige, para aplicar los preceptos de los art. 571 a 576 bis, que el sujeto “pertenezca, actúe al servicio de o colabore” con organización o grupo terrorista. Pero la apología prevista en el art. 578 no exige esta integración.

Muy resumidamente, y en función del elemento estructural, podemos clasificar la regulación de los delitos de terrorismo como sigue:

Art. 571.- Pertenencia o dirección de organización o grupo terrorista, donde las conductas serán:

Promover, organizar, constituir o dirigir.

Participar activamente

Colaborar

El art, 576 bis, financiación de terrorismo, no exige la integración.

Art. 572 a 576 Delitos de terrorismo, cometidos por personas INTEGRADAS en la organización terrorista, donde se contempla la comisión de los delitos:

Contra la vida, la integridad, la libertad individual.

Contra el patrimonio, seguridad colectiva (estragos, daños, incendios)

Art. 577.- Delitos de terrorismo, cometidos por personas NO INTEGRADAS NI VINCULADAS con organización terrorista.

Es el llamado terrorismo de baja intensidad. Se califica como terroristas esos delitos porque su comisión se realiza con la finalidad de alterar la paz pública, subvertir el orden constitucional, atemorizar a los habitantes de una población, o grupo profesional. No se necesita el elemento estructural para castigar esta conducta; es más, el tipo penal exige que la persona que cometa estos delitos NO esté integrada en organización o grupo, ni siquiera colabore con ellos.

Art. 578.- Apología del terrorismo.

No se necesita el elemento estructural, es decir, no se necesita la integración en grupo u organización terrorista, ni tampoco la colaboración. Aquí se pena el ENALTECIMIENTO O LA JUSTIFICACION de los delitos de terrorismo (es decir, de las acciones) o de los terroristas que los han cometido (es decir, de las personas).

Pero sí se necesita la “difusión pública”, lo cual era un problema a la hora de reprimir el adoctrinamiento o la formación doctrinal, o la captación, de terroristas a nivel privado, sin publicidad ni extensión a grandes masas de personas. Estas conductas en la práctica eran complicadas de calificar penalmente: no podrían constituir apología, porque se necesita su expresión en público; no podían ser conspiración o provocación, porque difícilmente se llegaba a acreditar el concierto para actos concretos. La solución en la mayoría de los casos era calificarlo como delito de integración en organización terrorista, delito de mera actividad, que no necesita de la producción de un resultado para su comisión. Ahora cabría la posibilidad de integrar estas conductas “privadas” a través del adoctrinamiento, captación o formación de terroristas.

Volviendo a la apología, y dicho en otras palabras, no es que se necesite el elemento estructural para castigar cierto tipo de conductas justificativas o enaltecedoras del terrorismo, sino que habrá que dilucidar en cada caso si esa conducta, a pesar de no estar encuadrada en el delito de enaltecimiento, pudiera ser constitutiva del delito de integración en organización terrorista.

3).- ADOCTRINAMIENTO, CAPTACIÓN, FORMACIÓN, ADIESTRAMIENTO; PROVOCAR, ALENTAR O FAVORECER LA PERPETRACIÓN DE CUALQUIERA DE LOS DELITOS DE TERRORISMO.

En los art. 576 y 579 se regulan la colaboración con organización o grupo y la conspiración, la provocación y la proposición para delinquir. Además el nuevo artículo 579 establece un “cajón de sastre”, tipificando como delictivas todas aquellas conductas que supongan la distribución y difusión pública por cualquier medio de mensajes o consignas dirigidas a PROVOCAR, ALENTAR O FAVORECER la perpetración de delitos de terrorismo.

Se sancionan con la reforma expresamente conductas que antes se consideraban indicios de la pertenencia de un individuo a organización o grupo terrorista (reclutamiento, proselitismo o adoctrinamiento y la afiliación de nuevos miembros para el grupo terrorista), En resumidas cuentas, las conductas que se castigan en los art. 576 y 579 son:

.- Cualquier acto de colaboración, como” información o vigilancia de personas, bienes o instalaciones, construcción, acondicionamiento, cesión o utilización de alojamientos o depósitos, la ocultación o traslado de personas vinculadas a organizaciones o grupos terroristas; la organización de prácticas de entrenamiento o la asistencia a ellas, y en general, cualquier otra forma de cooperación”.(Art. 576)

.- El adoctrinamiento, la captación, formación y adiestramiento dirigida a la INCORPORACION a la organización o LA PERPETRACION de un delito de terrorismo (art. 576).

.- La provocación, conspiración, proposición, y la difusión del mensaje terrorista por cualquier medio (Art. 579).

.- La distribución y difusión pública por cualquier medio de mensajes o consignas dirigidas a PROVOCAR, ALENTAR O FAVORECER la perpetración de delitos de terrorismo, generando o aumentando el riesgo de su comisión. (Art. 579).

Los conceptos que, de momento, tenemos elaborados por la Decisión Marco de 2008 son los siguientes:

.- “Provocación a la comisión de un delito de terrorismo”: la distribución o difusión pública, por cualquier medio, de mensajes destinados a inducir a la comisión de cualesquiera de los delitos enumerados en el art. 1, independientemente de que promueva o no directamente la comisión de delitos de terrorismo, conlleve el riesgo de comisión de uno o alguno de dichos delitos”.

.- Captación de terroristas: la petición a otra persona de que cometa cualesquiera de los delitos enumerados.

.- Adiestramiento de terroristas: impartir instrucciones sobre la fabricación o uso de explosivos, armas de fuego u otras armas o sustancias nocivas o peligrosas, o sobre otros métodos o técnicas específicos, con el fin de cometer cualesquiera de los delitos enumerados en el art. 1, a sabiendas de que las enseñanzas impartidas se utilizarán para dichos fines.

Segurpricat : La Lucha contra el terrorismo yihadista es la …

segurpricat.org/…/segurpricat-lucha-contra-el-terrorismo-yihadista-prime…
18 oct. 2015 – El Ministro de Fernández Díaz afirma que “España está más y mejor preparada que nunca” para luchar contra una amenaza yihadista #Daesh …

XXVII Seminario internacional de Seguridad y Defensa …

segurpricat.org/…/xxvii-seminario-internacional-de-seguridad-y-defensa-yi

13 jun. 2015 – Un caso del poder polemógeno de las religiones: Yihadismo, del terror a la … Consultoria de seguridad Siseguridad Segurpricat … ¿Cómo se combate en España el fenómeno de terrorismo yihadista?, ¿siendo la amenaza …

La Policía de la Generalitat de Cataluña, los Mossos, están llevando a cabo esta hora una operación contra el terrorismo yihadista.

El operativo de la Policía de la Generalitat de Cataluña, que ha comenzado esta madrugada, se enmarca en una investigación iniciada hace un año y tutelada por el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, según informan fuentes oficiales. En un dispositivo en el que participan hasta 360 agentes se están realizando registros y detenciones en las localidades de Terrassa, Sabadell, Sant Quirze del Vallés, Barcelona y Valls. Hasta el momento se han realizado una decena de registros y pesquisas, donde los investigadores están incautando material diverso y se ha detenido a nueve personas. Los detenidos estarían presuntamente implicados en diversos delitos relacionados con el terrorismo yihadista, especialmente vinculado con las consignas de la organización terrorista Daesh, el autoproclamado Estado Islámico. Esta es una de las principales operaciones contra el terrorismo yihadista hecha hasta el momento en Cataluña. RADICALIZACIÓN DESDE ALGUNAS MEZQUITAS Cataluña ha sido uno de los escenarios donde se han registrado más operaciones contra el yihadismo. En total se han detenido 29 personas durante 2015, a las que se tienen que sumar la decena de hoy, según datos del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. “El riesgo existe, no podemos bajar la guardia”, ha asegurado el ministro en una entrevista en Catalunya Ràdio. Fernández Díaz también ha apuntado que desde el 2012 el 80% el reclutamiento se hace por Internet. Sin embargo, la policía mantiene vigiladas algunas mezquitas sospechosas de ser un foco de reclutamiento de yihadistas. Según sus datos, de las 1.264 mezquitas que hay en España, un centenar siguen la línea más radical del Islam, el salafismo. De estas, la mitad están en Cataluña, ubicadas a municipios como Salt, Vilanova i la Geltrú, Reus o Torredembarra, entre otros, según ha detallado el ministro.

Catalonistán

07/07/2014
Publicado en el Blog de Cesar vidal

Fueron ellos los que se lo buscaron. Desde el principio. De manera consciente. Sin tregua ni pausa. La idea de que la llegada de nuevos inmigrantes procedentes de Hispanoamérica reforzara los vínculos con el resto de España les ponía de los nervios. Para contrarrestar tan indeseada e indeseable posibilidad decidieron abrir las puertas de la región a las gentes del norte de África sin reparar en las diferencias culturales y religiosas.

​Estaban convencidos de que a gentes que no han conseguido uniformizar ni poderes coloniales ni sultanes las ahormaría el pujolismo. Así, los nacionalistas catalanes lograron que la región que rigen como su cortijo se convirtiera en la de mayor densidad islámica de toda Europa. De sus siete millones de habitantes, los musulmanes representan ya una cifra de seis ceros. Hace dos años, me hice eco de un informe secreto norteamericano donde se indicaba que Cataluña se había convertido en un peligro para la seguridad de Europa fundamentalmente por dos razones. La primera era el número de musulmanes y la segunda, la proliferación de las mafias. Lo primero lo habían descubierto los norteamericanos al capturar terroristas en Irak y Afganistán y descubrir que en no pocos casos procedían del mayor centro de reclutamiento de yihadistas de Occidente que no era otro que Cataluña. Lo segundo porque, entre otras razones, la salida de la policía nacional a instancias del nacionalismo había convertido el área en auténtico santuario para las mafias. El informe señalaba otros aspectos, pero no deseo ensañarme. Ahora, de repente, la opinión pública está inquieta porque en el lugar de una antigua plaza de toros puede alzarse una mezquita espectacular que reine muy por encima de la catedral de la Sagrada Familia. No digo que el episodio no resulte inquietante, pero es todo un símbolo de las consecuencias finales del nacionalismo catalán. El odio hacia lo español no va a conducir a la región a una Arcadia feliz que no existió jamás en el pasado y que aún tiene menos posibilidades de darse en el futuro. Por el contrario, arrastra de manera inexorable hacia una nueva realidad de la que los mismos nacionalistas acabarán siendo barridos por los que son más fuertes y más numerosos que ellos. Carod Rovira se jactó de la existencia de un “islam a la catalana” demostrando que una ignorancia tan desmesurada como su soberbia. Pensaron neciamente que el islam se catalanizaría. Abundan, por el contrario, las pruebas de que lo que el porvenir puede esconder es simplemente la aparición de Catalonistán.

Anuncios

Un comentario en “Procesos de radicalización #yihadista en España: Análisis sociopolítico en tres niveles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s